domingo, 4 de septiembre de 2011

El teléfono celular: “Un buen aliado del Hombre, pero no tanto…”

El uso excesivo del teléfono celular es un hecho que se ha incrementado a pasos agigantados en la última década. En el mundo entero la demanda del mismo ha sido y es marcadamente creciente, debido a diversas causas como son: su costo relativamente accesible, su fácil manejo, su uso como un medio de comunicación masiva, entre otras. 
 Pero el sobreuso del teléfono celular ha generado un gran debate sobre los riesgos que produce en la salud. Veamos que efectos físicos, psicológicos, emocionales y sociales puede llegar a haber en la salud de una persona.




Lesiones/trastornos causadas por el uso de celulares

Un dolor persistente en la nuca, en la espalda o en el dedo pulgar puede tener una causa mucho más simple de lo que la persona cree: es posible que pase demasiadas horas escribiendo mensajes en su celular o pendiente de la pantalla del “famoso” Blackberry.
En Estados Unidos los médicos han alertado que las lesiones causadas por el uso de celulares y otros aparatos electrónicos están aumentando con rapidez, principalmente porque los sostenemos durante un tiempo prolongado y los utilizamos de una manera incorrecta.
Estas alteraciones suelen estar condicionadas por las posturas de la persona y la adopción de posiciones para adecuarse a los equipos, los movimientos repetitivos de algunas estructuras y la sobrecarga que se genera en alguno o algunos de los segmentos corporales. Entre las más frecuentes están los siguientes:

·         Trastornos visuales y auditivos:                                                                              
­   Tensión ocular: Mirar fijamente una pantalla, ya sea de un celular o un monitor, causa tensión ocular y resequedad en los ojos; de prolongarse estas condiciones, pueden generarse, también, daños permanentes.
­   Mal del iPod (sordera): No es causado por el iPod exclusivamente, sino por el excesivo volumen al que son utilizados los reproductores MP3 que poseen los celulares. Siempre que se usen auriculares de botón debe moderarse el volumen (la idea es que permita oír también los ruidos de la calle).
·         Postura cifótica al escribir un mensaje de texto y mala postura corporal al hablar por teléfono: El uso excesivo del aparato combinado con una mala posición al sentarse, puede causar desbalances y/o retracciones musculares, con alteraciones articulares. Al comienzo se manifiestan con dolor, que luego puede acompañarse de alteraciones en la columna vertebral y otras estructuras.
·         Síndrome del túnel carpiano: Las actividades manuales fijas y repetidas durante largos períodos predisponen a las personas a padecerlo. El túnel del carpo es un espacio tan reducido, que cuando algunos de los tejidos de esta zona se inflaman o los tendones se engrosan a causa de irritaciones, aumenta la presión interna. El resultado: el nervio mediano queda atrapado contra la pared del túnel. Es muy doloroso.
·         Vibración fantasma: Propio de personas que mantienen su celular en el modo vibrar para evitar el molesto timbre. Aquellos que perciben dicha sensación, sin que esta se produzca en realidad, están afectadas por este síndrome. Esto ocurre por alteraciones de la sensibilidad.
·         Síndrome de Dequervain: La repetición del movimiento del pulgar puede provocar dolores por la inflamación de los tendones musculares en la parte distal de antebrazo.
·         Insomnio adolescente: Muchos jóvenes duermen con los celulares bajo de la almohada y contestan llamadas y mensajes a la hora que sea. Esto provoca interrupciones del sueño, que les impiden tener un descanso adecuado.
·         'CrackBerry': El término se usa para describir la adicción al BlackBerry e incluso a dispositivos similares. Los afectados no pueden evitar revisar constantemente la cuenta de correo.

·         Dependencia exclusiva: Una sensación común de los usuarios de la telefonía móvil, es que cuando olvidan el celular, o por cualquier otra circunstancia no lo llevan consigo, se sienten incomunicados, e inclusive "desnudos", causando gran expectativa y ansiedad, y hasta conflictos emocionales por no saber quién los llama o envía mensajes.
·         ¿Rizartrosis del pulgar en el futuro? Los expertos creen que las lesiones en general, podrían ser aun más frecuentes en el futuro, cuando una nueva generación de adictos al celular y a otros aparatos electrónicos alcance la edad adulta. Creemos nosotros, desde este blog, que una de esas lesiones, será la rizartrosis del pulgar, que seguramente aportará mucho trabajo al ámbito kinésico debido a que por estos tiempos muchos adolescentes y adultos jóvenes pasan varias horas al día tecleando mensajes en sus celulares.

·         Cáncer y radiofrecuencia: La radiación de frecuencias bajas se consideraba inofensiva, sin embargo, cada vez más estudios científicos demuestran que puede producir cambios eléctricos en la membrana de todas las células del cuerpo, alterando los flujos celulares de algunos iones, sobre todo el calcio, lo que podría tener efectos biológicos importantes y originar disfunciones como: insomnio, trastornos de atención y memoria, hipertensión, variaciones en ritmo cardiaco y aparatos que lo regulan (marcapasos), ojo seco y visión borrosa, alteraciones neurológicas y del aparato reproductor, entre otras.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) insistió en que no existe la suficiente información para determinar que los teléfonos móviles o las antenas de telefonía móvil tengan consecuencias adversas para la salud. "Ninguna investigación reciente ha demostrado que la exposición a los campos de radiofrecuencia de los teléfonos móviles o a sus estaciones base, cause algún efecto adverso a la salud", señala un comunicado de la OMS que pretende desmentir algunas informaciones aparecidas en los medios de comunicación en los últimos tiempos.


"Apreciamos un incremento dramático en el número de personas que vienen a la consulta con estos problemas", señala el doctor Steven Conway, portavoz de la Asociación Americana de Fisioterapia. Generalmente, los síntomas son dolores en el cuello y, a veces, en el dedo pulgar, producidos por sobrecargas musculares tras muchas horas de uso del celular, el Blackberry o reproductores de mp3, como el iPod de Apple. "Se concentran en un área muy pequeña y en dónde ponen el dedo, y sostienen el aparato demasiado bajo. Al final se genera tensión en el brazo y en el cuello", explica este profesional.
También es una realidad que al tener tantas opciones de comunicación y entretenimiento en un solo instrumento, que además es portátil, hace que bajen los niveles de atención de las personas que lo usan, al punto de desconectarse del entorno al momento de disfrutar de él. 
En vista del grave problema que atraviesan algunas escuelas del país, los celulares pasaron, de ser un instrumento molesto e inadecuado dentro de las aulas, cuyo uso indebido era visto como una simple travesura que podía afectar el rendimiento del niño, niña o adolescente, a ser una herramienta que pone en juego su integridad personal y deja a un lado los valores, la moral y el respeto.

¿Y qué hacemos con los niños?


En los últimos años en Europa se han realizado estudios sobre los posibles efectos negativos que puede provocar el uso de celulares, sobre todo para los niños, apuntando elementalmente a evaluar si la radiación puede causar daños en las funciones cerebrales y en el ADN. 

Aunque aún no hay pruebas, se estima que el uso de celulares sobretodo en los menores es perjudicial, e incluso en países como Gran Bretaña y Holanda se han sacado modelos del mercado para realizarles estudios. Las razones son que el cráneo y el sistema nervioso de los niños no están totalmente desarrollados y la radiación penetra con más fuerza en sus cerebros.
El creciente número de niños que utiliza celulares es preocupante, y los someterá durante muchos años a las radiaciones, sobre todo si realizan llamadas largas, todos o, casi todos los días. El Parlamento Europeo dio a conocer un estudio que desalienta la fabricación de teléfonos celulares con especiales detalles para llamar la atención de los niños, como colores y juegos electrónicos, por entenderse que su uso produce daños neurológicos y afecta el desarrollo evolutivo y los resultados escolares de los niños hasta la preadolescencia.
Recomendaciones básicas
Lo mejor es prevenir y adoptar una serie de hábitos a la hora de usar aparatos electrónicos:

         1)         Use el celular el menor tiempo posible; limite la duración y número de llamadas desde los teléfonos móviles y hable por teléfono fijo en lugar de por uno móvil siempre que sea posible. Además, emocionalmente es poco saludable, ya que tiende a aislarlo del mundo que lo rodea.
         2)         Mantenga el celular lo más alejado posible del cuerpo durante la conversación. Siempre que sea posible, usa el "speaker-phone" o un dispositivo de manos libres o Bluetooth.
         3)         Evite usar el celular en lugares cerrados donde pueda exponer a otros a la radiación.
         4)         Evite llevar el celular en el cuerpo todo el tiempo. Si tiene que llevar el celular consigo, procure que sea la parte del teclado la que esté mirando hacia su cuerpo. No lo lleve en un cinturón o un bolsillo; es preferible que lo haga siempre en una cartera o portafolios que no esté apoyado contra el cuerpo. Mantenga el celular lejos del cuerpo mientras no lo use ya que también estando en estado de reposo generan radiación.
         5)         Cambie con regularidad el teléfono de una oreja a otra durante la conversación.
         6)         Evite usar el teléfono donde hay mala recepción o en movimiento a gran velocidad, como en el coche, porque la radiación es mayor.
         7)         Siempre que sea posible comuníquese por SMS en lugar de una llamada.
         8)         Aprenda a pulsar las teclas del celular usando las dos manos; alterne los dedos.
         9)         Los teléfonos móviles y otros dispositivos similares con pantalla deben sostenerse siempre a la altura de los ojos y se debe evitar inclinar la cabeza hacia abajo durante varios minutos seguidos.
       10)       La postura debería ser siempre la correcta, con un buen respaldo en la espalda y los pies sobre el suelo.
       11)       Hacer pausas frecuentes y vigilar la aparición de síntomas como dolores de cabeza, fatiga o dolores musculares.
       12)       Los teléfonos celulares interfieren con los equipos médicos, tales como monitores de actividad cardiaca y ventiladores. Por esta razón en muchos hospitales esta prohibido su uso, también pueden afectar marcapasos y audífonos.
       13)       Procure que no los usen los niños (su sistema inmune está en formación y están más indefensos frente a las radiaciones). No deje usar el celular a los niños excepto en emergencias.
       14)       Hay que hacer un uso racional de los celulares y no pasar horas y horas hablando. En lo posible, deben ser llamadas cortas y no tenerlos cerca de órganos porque se pueden ver afectados a largo plazo. Alternativas recomendables son utilizar el  “manos libres” y recurrir a los mensajes de textos.
Reflexión final

El celular, se ha convertido en parte fundamental del día a día de estudiantes, profesionales, amas de casa, y un sinfín de personas de cualquier edad o profesión. Pero, así como este aparato es tan útil, necesario e indispensable de acuerdo al estilo de vida que todos nosotros tenemos en la actualidad, también es, como hemos visto a lo largo de este artículo, un buen aliado del hombre, pero no tanto…

1 comentario:

  1. Interesante articulo!. Lo que si se puede decir es que vamos a tener laburo garantizado con estas nuevas tecnologías! jajajaj

    ResponderEliminar